Tuesday, May 08, 2007

Tunick !

Para Mel, por tu ausencia

Me gustaría saber si Ana González estuvo ayer en el Zócalo. Quienes me conocen quizá piensen que me refiero a una muy apreciada amiga y compañera de estudios de licenciatura, pero no, me refiero a la chica que desencadenó al desnudarse en pleno reven setentero una andanada de indignaciones de muchas buenas y oscuras (como sotanas) conciencias de la época. Para quienes consideran que este país en realidad no ha cambiado, ayer pudieron ver cerca de veinte mil argumentos de que no, no somos los mismos. Es cierto que los cambios han sido desiguales, que algunos añoran la cohesión del poder que evitaba tanto relajo y tanta sangre, que el PAN con frecuencia insiste en mostrarse como una mezcla de templario con inquisidor y el PRD se esfuerza incansable en demostrarnos que puede ser peor que el peor de los PRIs y que nomás llegando a las torres de Satélite te miran feo cuando dices que eres soltero y tienes más de treinta. Pero aún así, se ha cambiado y este cambio ha sido para bien. Si la encuerada de Avándaro fue reconocida por su nombre se debe a su singularidad y la trasgresión que representó. Se trataba de una chava desnuda entre miles de vestidos. Ayer las que se veían rete raritas eran las del staff que andaban vestidas, y por lo mismo el chifladero y las miradas del respetable (es un decir) sector masculino hacían blanco en ellas, miles de veces más que en la despampanante morena desnuda de al lado. La etapa inicial de Tunick con sus fotos a la carrera porque cada instante las sirenas se dejaban sentir más cerca (gracias al efecto doppler) para arrestar al artista y sus encuerados, era igual de trasgresora que nuestra amiga de Avándaro. Supongo que Tunick ya había resignado su alma a que en esta etapa de su carrera podía olvidarse del valor trasgresor y de reivindicación de su obra y de la hechura de la misma, y se estaba concentrando en buscar patrocinador. Red bull o absolut no estarían mal. Hasta ayer por la noche. México, la ciudad que le da nombre a este país le ha regalado a Tunick mucho más que un record de participación, le ha devuelto parte de la vida, de la ira, de la gallardía que todo artista anhela en su obra. Sobre todo cuando al repetirse, comienza a tener visos de decadencia. Ahora hasta los polis lo cuidaban y pedían credencial a todo aspirante a full monty.. Pero el Zócalo de ayer, absurdo hasta en el nombre, estaba muy lejos de ser decadente; fue todo menos degradación, todo menos condescendiente con el fotógrafo, pero sobre todo lo que sí fue, fue chilango. Si bien algunos, entre los que me encuentro, tuvimos el mal gusto de llegar a tiempo renegando de la media hora de tolerancia que para el mexicano (sobre todo chilango) es una tradición que se guarda celosamente, no faltaron a los que se les ocurrió a media parranda caerle al zocalito pa encuararse, sin registro ni nada, y una hora tarde, pa posar para quien sabe qué. Además que es eso de registrarse pa encuerarse, dónde se ha visto semejante cosa. Después de formarse en una fila que llegó hasta eje central, finalmente pasamos (digo pasamos pues aunque a la mera hora fui solo –sniff- dos horas de formación hace inevitable que hagas cuates como de toda la vida. En este punto si debo manifestar mi profunda decepción y molestia con el gremio de los ambulantes, pues cuando anunciaron los altavoces que las formas de registro se habían acabado no apareció nadie que ofreciera una versión alternativa de a pesito. Hago extensiva mi queja a los de bonice a quienes me he encontrado hasta en algunas reservas ecológicas. Así las cosas, mi bolita (me refiero a mi grupo de neocuates) conformada por seis sujetos, incluida una chava esposa de un tipo simpatiquísimo, llegamos a nuestra zona asignada donde cabeceamos un rato hasta que de repente, Tunick nos habló como la voz en off del hospital veterinario de los mupets. El pobre intérprete trataba de darle algo sentido a las frases del neoyorquino que se pasó diez minutos con cosas bien esclarecedoras como, this is a very important moment, o this moment is very important. ¿Se han fijado que los artistas conceptuales regularmente manejan muy pocos conceptos? Final y literalmente a la cuenta de tres empezó la desvestida simultanea. La esposa de mi cuate titubeó un poco pero 10 segundos después encuerados, dispersados y confundidos en la masa de bronce nos abalanzamos sobre la plancha central de la plaza. Cada uno en un cuadrito del piso comenzó a titiritar por el frío al que muy rápido nos acostumbramos. Mientras nos acomodábamos y reacomodábamos en los cuadritos, pensaba en el error que había tenido al imaginar lo terrible de vivir en este valle en una época donde la moda era un taparrabos y una simple túnica de algodón. Pero mi ñoñez se disipó cuando la friolenta asistencia se puso a hacer la ola para desconcierto de artista y staff que tenían cara de no entiendo nada. Y no había nada que entender, éramos un grupo de chilangos echando desmadre. En realidad, si lo piensan es casi bíblico, pues ahí donde dos o tres (defeños) estén reunidos ahí estará. En la versión original se refiere al amor de Dios pero en esta, bueno de alguna manera también, solo que en forma de relajo, chorcha y pachanga. Y si lo vuelven a pensar el relajo chilango es en esencia bastante ñono y niño. Así que después de la ola vinieron los bonitos comentarios de –miren al pajarito, con su respuesta de – no, no, mejor miren a la cámara, y las risas pueriles que iban y venían. La poesía popular no podía faltar con hermosos versos como –Norberto, Rivera, el pueblo se te encuera. Aunque también tenía sus fans que coreaban Nooorby, Noorby, como esperando que se asomara y corriera por el atrio para unirse al festejo o ya de perdida aventara un poco de agua bendita desde una de las torres. Sin embargo la masa se indignó y mostró incredulidad y resistencia a la orden de saludar a la bandera, como recordatorio para los que piensan que nuestros símbolos se han desgastado. Pero al fin y al cabo pueriles en la celebración, al caminar de nuevo en bola (masivamente quiero decir) para otra toma sobre 20 de Noviembre el sentimiento de marchista surgió con consignas del voto por voto casilla por casilla, que dado el contexto hasta los antipejes ya coreaban, y que sin embargo se fue refinado cuando el casilla por casilla fue cambiando poco a poco por canica por canica. Casi en la esquina de Venustiano Carranza una espigada chica a mi lado se quejaba de haber quedado tan lejos de la cámara pues nunca se iba a encontrar cuando se buscara en la foto, a lo que su bajito acompañante respondía que una pelirroja seguramente sería fácil de identificar en la imagen. Aunque todos sabíamos que en realidad, no era pelirroja. Tal vez por la sensación de igualdad que da la falta de atuendo, no encontré a nadie conocido hasta terminado todo, donde reconocí y saludé, ya vestidos, a compañeros de generación, exalumnos, amigos y demás gente. Al menos no se hizo realidad mi temor de encontrarme alumnos actuales que después me chantajearan para conseguir algunos puntitos extra. Si bien predominaron los jóvenes, más o menos clasemedieros y algunos pumas (con todo y goyas) la mezcla social era evidente. Respetuosamente evidente, ni decadente, ni vulgar, ni agresiva. Una joven con un embarazo de ocho meses que lucía hermosa, un hombre con secuela de polio y un muchacho con enanismo se veían tan normales en la desnudez, tan iguales y tan humanos como de hecho lo son. Hoy cuando los extremos de los distintos dogmatismos insisten en quitarnos esta ciudad, la chinlangada común y corriente mandó un mensaje. La ciudad no es de las sotanas ni de los machetes, ni de los azules ni los amarillos o tricolores. La ciudad es nuestra y tiene futuro, a pesar de ellos. Ayer no fue un día fácil para Spencer Tunick, pero tiene tanto que agradecernos como nosotros a él. Ayer Tunick volvió a ser Tunick y se alejó de las tazas de 250 pesos con la imagen impresa del Che Guevara que venden en el Palacio; pero también, la Ciudad volvió a ser nuestra.

2 comments:

Dulce said...

Bravo!!! Te digo que por algo eres mi idolo. Te mando un fuerte abrazo.

Ruvy May said...

muy chido!!!