Thursday, May 24, 2012

Diabético 132 (mg/100ml)



¿Qué la juventud mexicana despertó porque a los de la Ibero  no les gusta unos programas de la tele? Ahora resulta que la Ibero representa a la juventud mexicana. Y yo que criticaba a la  unam (mucho más plural sin duda) por decir lo mismo mientras se miraba el ombligo. Qué porque las televisoras desinforman. ¿Qué esperaban?  ¿Que atentaran contra sus propias posiciones, contra su status quo? Claro qué no. Es cierto, como lo dijo Peña Nieto, que las televisoras no ponen presidentes, pero de que pesan, cabildean y buscan apuntalar sus posiciones no queda duda. No ponen presidentes, pero ayudan a ponerlos y ayudan a quitarlos. Ir a reprocharles para que sean objetivos es como reclamarle a las azucareras, las chocolateras y dulceras por la incidencia tan alta de diabetes tipo II.
La siguiente protesta del intelecto, como le llamaron ayer, será que los diabéticos se inconformen frente a Laposse por ponerle azúcar a sus caramelos. ¿Y qué esperaban de una fábrica de dulces?

Así que los medios manipulan la información. Por supuesto. También pasó con Quadri en la Escuela de Periodismo Carlos Septién. No la tenía fácil; estaba en un auditorio plagado de estudiantes que en el simulacro de votación interna le dieron al 15 % frente a más de 60% de López Obrador.  La condescendencia se quedó afuerita, como debe ser en una escuela de periodismo. Pero Quadri se defendió bien, hasta algunos aplausos obtuvo, aunque la nota fue que un estudiante, exalumno mío, con la brújula política un poco magnetizada le gritó fascista a la salida. A la mañana siguiente los titulares de varios medios, incluyendo Aristegui Noticias decían que los estudiantes habían reventado la presentación. Falso y todos los que estuvimos ahí lo vimos. Y no vi a nadie protestando frente a MVS, aunque supe que por Internet hubo quejas de los mismos estudiantes a varios medios.

 Lo anterior me lleva a pensar que para algunos desinformar es criticar  a su candidato.  Ni modo, ciertos candidatos que ya han gobernado tienen historias de ocultar información pública, suspender proyectos de infraestructura hidráulica y de trasporte público para impulsar el trasporte privado en la zonas más ricas; de bloquear las leyes de interrupción legal del embarazo y de equidad de derechos para homosexuales y otras minorías. Ni modo, hay que tener memoria y criticar a candidatos como el de este ejemplo, quien es, por cierto, Andrés Manuel López Obrador. 

Así que unos medios están a favor de unos y en contra de otros. Eso significa que cumplen su papel en la actual circunstancia. La pregunta es si los ciudadanos cumplen la suya. Si lo jóvenes quieren que toda la información que les llegue sea objetiva, neutral, digerida. Chicos, esa es su tarea, no la de los medios. Elijan la información, no se traguen lo que sea. Ni que fueran esponjas para absorber toda el agua que les llegue. Hasta las esponjas, animales tan abajo en la escala natural que los usamos para exfoliarnos, filtran su alimento. No se tragan todo lo que pasa por ellas. No lo hagan ustedes. Las protestas frente a las dulceras solo publicitan dulces. Mejor dejen de comprar caramelos. Dejen de comportarse como clientes; vuélvanse ciudadanos.  Apaguen la tele. (Es el botón que dice OFF).

1 comment:

Diana Espadas Zita said...

Guevara, en efecto está en nuestras manos filtrar la información, pero toda la información está igualmente disponible?

Nadie va a Laposse a protestar. Pero, dime, ¿qué si Laposse crea un monopolio e impide la difusión de los caramelos sin azúcar?

Siguiendo con la metáfora, las refresqueras defienden sus productos con azúcar: "el refresco no es malo en sí, si no el mal uso de él". El consumidor, menso e irresponsable, que no sabe elegir. Allá él y su diabetes. (Sustituir refresco por pistolas o por Televisa)

Finalmente, algunos se dieron cuenta de que no se les puede exigir a las refresqueras que dejen de hacer refresco.
Pero puedes hacer un par de NOMs donde se regule su distribución en escuelas, o donde se exija un etiquetado sobre el contenido del producto o donde se garantice que el consumidor tendrá una opción sugar-free al alcance.